Llámanos: 964 254 888 info@hospitalveterinariodelmar.es

Las enfermedades hepáticas son unas de las más comunes en los gatos. El hígado es el órgano responsable de depurar la sangre del animal, encargándose también de eliminar toxinas y agentes externos que atacan su organismo. Es, por tanto, uno de los órganos más importantes del organismo de nuestra mascota. Por ello, debemos saber cuáles son los problemas hepáticos en gatos más comunes y sus síntomas para poder actuar rápidamente. 

Entre las distintas enfermedades que sufre el hígado encontramos la lipdosis hepática (o hígado graso). Se trata de una acumulación de grasas en el hígado, lo que impide su correcto funcionamiento. 

Las causas de esta dolencia pueden ser varias: 

  • Obesidad. Si nuestro gato tiene sobrepeso y notamos que comienza a perder kilos de forma repentina, nuestras alarmas deben saltar. 
  • El gato se niega a comer como respuesta a una situación de estrés, por un cambio en la dieta o como consecuencia de alguna otra enfermedad o dolencia. La anorexia en los gatos es mucho más peligrosa de lo que podríamos imaginar. 

Cuando nuestro ronroneador deja de comer o ingiere menos comida de lo habitual, su organismo envía células de grasa al hígado para convertirlas en energía. Sin embargo, su hígado no metaboliza correctamente la grasa y acaba acumulándose. ¿Qué ocurre cuando un gato con esta dolencia no es tratado? Le puede originar una insuficiencia hepática que en casos extremos podría llegar incluso a causarle la muerte. Como veis, ¡es muy importante acudir al veterinario cuando detectamos este tipo de problemas en nuestro gato!

Otra de las enfermedades hepáticas que pueden afectar a los gatos es la colangiohepatitis, que se trata de una inflamación de las vías biliares. Dicho de otra forma, esta dolencia impide el flujo normal de bilis en el organismo del gato, de forma que se queda “atascada” en el hígado.

La hepatitis no es una enfermedad tan común en los gatos como en los perros, pero también debemos tenerla en cuenta. La inflamación del hígado puede causarle dolor a nuestra mascota y otro tipo de problemas. 

Llegamos a este punto os preguntaréis, ¿cuáles son los síntomas de estos problema hepáticos en gatos? Pues, ¡tomad nota! 

  • Como ya hemos comentado, la pérdida de apetito es uno de los síntomas más evidentes y fáciles de detectar. 
  • Vómitos, diarrea o estreñimiento. 
  • Deshidratación. 
  • Debilidad y fatiga. 
  • Coloración amarillenta de la piel, las encías y los globos oculares; como causa de un aumento de la bilirrubina. 
  • Vientre inflamado. 

El tratamiento para los problemas hepáticos en gatos será distinto dependiendo del problema, sin embargo lo más importante es que cuando el animal vuelva a casa con su familia humana estemos atentos a sus comportamientos y alimentación. Nuestro peludo puede negarse a comer tras el alta, pero ahí estaremos nosotros para animarle y ayudarle. La comida húmeda es una buena opción en estos casos. Además, en nuestro hospital, vuestro veterinario de confianza os dará todas las indicaciones sobre medicación y alimentación, que debéis seguir estrictamente. 

¿Todavía tenéis dudas? ¿Habéis notado alguno de estos síntomas en vuestro gato? No dudéis en acudir a nuestro Hospital Veterinario del Mar Castellón, ¡estaremos encantados de atenderos! Además, recordad que tenemos servicio de urgencias y UCI 24h

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar diferentes análisis de nuestra web para mejorar tanto su experiencia como la nuestra y poder ofrecerle mejores servicios. Si continúas navegando, consideramos que consientes. Puedes consultar nuestra Política de Cookies, en la que además encontrarás la forma de configurar tu navegador web para gestionar las cookies y rechazarlas. Modificar cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar