Llámanos: 964 254 888 info@hospitalveterinariodelmar.es

Los parásitos intestinales en gatos pueden ser un motivo frecuente en consulta veterinaria, sobre todo cuando son cachorros; es muy importante desparasitar a nuestros felinos de forma periódica desde edades tempranas, siguiendo siempre las recomendaciones que indique el/la veterinario/a que supervise a tu gatito/a.

Los parásitos intestinales se dividen principalmente en dos clases: lo que comúnmente llamamos “lombrices” (gusanos redondos) o “tenias” (gusanos planos). A veces, los parásitos pueden ser identificados en las heces, pero recuerda, que nos los veamos no significa que no estén. Síntomas como perdida de peso, pelaje áspero o distensión abdominal entre otros, nos pueden hacer sospechar de su presencia.

Tipos de parásitos intestinales en gatos

Existen diversos tipos de parásitos intestinales en gatos, aunque hoy nos vamos a centrar en dos de los más comunes: los nematodos o gusanos redondos y los cestodos o gusanos planos. Te explicamos aquí algunos de los más frecuentes:

Nematodos o gusanos redondos

Nematodos Ascáridos

Dentro de este grupo encontramos al Toxocara cati y al Toxascaris leonina. El primero de ellos, pone huevos en el exterior y al cabo de los días se forma una larva infectiva dentro de ellos. Si uno de estos huevos con una larva infectiva se lo traga un/a gatito/a, eclosionará dentro de su intestino. Con el tiempo, esta larva ya adulta se fijará al intestino, compitiendo con tu mascota por la absorción de los nutrientes. Un alto volumen de parásitos en su intestino podría provocar la obstrucción mecánica del intestino e incluso la muerte en casos muy extremos.

Nematodos Ancylostómidos

En este grupo encontramos a Ancylostoma tubaeforme y a Ucinaria stenocephala. Estos, en comparación con los anteriores, tienen un tamaño minúsculo (entre 0,5 y 1,5 centímetros). Su principal característica es que tienen unos garfios en su aparato bucal con los que se anclan al intestino de nuestra mascota y con los que succionan su sangre. Los/as gatitos/as infestados/as por estos parásitos suelen presentar anemia y extrema debilidad, pudiendo perder la vida también si están muy parasitados. Las fuentes más habituales de contagio son la transmamaria (por la leche materna), prenatal (si las larvas atraviesas la placenta cuando están el útero materno) o percutánea (si chafan superficies en las que están estas larvas).

Cestodos o gusanos planos

Dipylidium caninum

Afecta a perro y gatos y suele transmitirse a través de las pulgas, es decir, necesitan un hospedador intermediario. El síntoma más evidente en este caso lo encontraremos en las proglotis grávidas de sus heces (visibles como unos desagradables granitos de arroz que se mueven)

Taenia taeniaeformis

Este cestodo también puede parasitar a nuestro gato mediante un hospedador intermediario, concretamente por la ingesta de roedores infectados. Al igual que en el caso anterior, el síntoma más notorio es la observación de proglotis grávidas en sus heces y/o al detectar picor en su ano.

Lo más importante es una buena prevención

La mejor defensa para cuidar de tu gato/a es desparasitarlo/a de forma regular. Si sospechas que tu mascota puede sufrir una infestación, acude a tu veterinario para que sea un profesional quien determine qué tipo de parásito tiene y cómo eliminarlo de forma definitiva. Recuerda que la mayoría de las veces no son visibles de manera directa en las heces y se necesitan estudios coprológicos para una valoración de urgencia.

Si necesitas un veterinario en Castellón, siempre puedes venir a visitarnos al Hospital Veterinario del Mar donde, además, contamos con un servicio de urgencias para atenderos a ti y a tu mascota siempre que lo necesites.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar diferentes análisis de nuestra web para mejorar tanto su experiencia como la nuestra y poder ofrecerle mejores servicios. Si continúas navegando, consideramos que consientes. Puedes consultar nuestra Política de Cookies, en la que además encontrarás la forma de configurar tu navegador web para gestionar las cookies y rechazarlas. Modificar cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar