Llámanos: 964 254 888 info@hospitalveterinariodelmar.es

Seguro que te has dado cuenta de que algunos perros tienen unas manchas marrones o rojizas bajo los párpados inferiores de sus ojos. Estas manchas se deben a un exceso de lágrima en el can. Eliminar estas manchas no es solo una cuestión estética, pues esa humedad que se forma favorece que se desarrollen bacterias indeseadas. Vamos a ver por qué aparecen y cómo las puedes eliminar.

¿Por qué aparecen las manchas en el lagrimal?

Si has detectado que tu perro/a presenta estas manchas de las que te hablamos, es muy importante que antes de tratar de eliminarlas por tu cuenta te asegures de que no responden a una cuestión de salud. De ser así, tan solo estarías “esquivando” el verdadero problema. Estas son algunas de las causas de su aparición:

  1. Obstrucción del conducto naseolagrimal. Esto puede suceder como consecuencia de una inflamación o enfermedad.
  2. Alergias. En ocasiones, este exceso de lagrima se debe a alguna alergia provocada por algún alimento que has incorporado recientemente en su dieta.
  3. Carencias nutricionales. Por otra parte, también cabe la posibilidad de que a tu mascota le falte algún nutriente y que su lagrimeo sea la forma de avisarte.

Cabe recordar que la aparición de manchas oscuras en el lagrimal es muy común en perros de avanzada edad y, como ya hemos comentado, muy frecuente en razas pequeñas.

¿Cómo podemos eliminar estas manchas?

Una vez que nuestro equipo veterinario del Hospital Veterinario del Mar de Castellón haya examinado a tu mascota, te aconsejaremos qué productos son la opción ideal para quitarle estas pequeñas manchitas oscuras que se forman bajo sus ojos. Aquí te dejamos unos consejitos extra que pueden servirte de ayuda:

  1. Un método preventivo sería limpiar su cara a diario con una toallita mojada con agua tibia (de uso exclusivo para el perrito). Esto es algo que puedes hacer antes de que el problema aparezca, pues una buena higiene diaria es clave para prevenir estas manchas.
  2. Utiliza comederos de acero o cerámica, que se mantienen más limpios que los de plástico u otros materiales. No te olvides de limpiar correctamente sus cuencos diariamente y cambiarle el agua con frecuencia. ¡Sobre todo en verano!

Y, por supuesto, recuerda visitar a tu veterinario de confianza para tratar el lagrimeo constante de tu perro/a. Nosotros podemos ayudarte a tratar a tu mascota y a mimarla como se merece. Ante el primer indicio, visítanos, así podremos evitar que su piel llegue a sufrir irritaciones crónicas. Si tienes cualquier duda, puedes llamarnos al 964 25 48 88 y te proporcionaremos toda la información que necesites.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar diferentes análisis de nuestra web para mejorar tanto su experiencia como la nuestra y poder ofrecerle mejores servicios. Si continúas navegando, consideramos que consientes. Puedes consultar nuestra Política de Cookies, en la que además encontrarás la forma de configurar tu navegador web para gestionar las cookies y rechazarlas. Modificar cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar